Carreras de caballos de pura sangre

 

  

 Todos los caballos de pura sangre modernos tienen como ancestros comunes a uno o más de los tres principales sementales: Byerly Turk, Darley Arabian y Godolphin Barb, que fueron importados a Gran Bretaña desde Oriente Próximo y el norte de África entre 1689 y 1724. Cruzados con yeguas inglesas fuertes, dieron hijos que poseían velocidad y resistencia. Los pura sangre que compiten en carreras organizadas están registrados en los libros de registro genealógico de caballos de su país de nacimiento.

Cuando los caballos destinados a las carreras cumplen dos años comienzan un entrenamiento que implica la aceptación del peso y las órdenes de un jinete. Aunque algunos caballos de dos años participan en carreras, un pura sangre está en su mejor momento entre los tres y los cinco años; sin embargo, algunos caballos con más de diez han competido con éxito. Existen carreras específicas para caballos y para yeguas, pero la mayoría de las pruebas están abiertas a ambos sexos. Una yegua se conoce como potranca hasta su quinto año e inmediatamente pasa a ser una yegua. Un caballo castrado de cualquier edad es un capado. Un caballo no capado es un potro hasta los cinco años y a partir de entonces será simplemente un caballo o un semental.

 

Tipos de carreras

 

   La mayor parte de las carreras de pura sangre se celebran sobre distancias que van desde tres cuartos de milla hasta una milla y un octavo. Las carreras se clasifican en varios tipos.

Las carreras con premios comprenden normalmente caballos de la misma edad, a los que inicialmente se les asigna el mismo peso. Posteriormente se pueden hacer ciertas compensaciones; por ejemplo, dar a las potrancas una ventaja de 2,3 kg respecto a los potros. Las carreras de premio reciben su nombre debido a la inscripción que pagan los propietarios de los caballos. Estas inscripciones, a las que los hipódromos añaden una contribución, constituyen la cantidad total de dinero que se reparten normalmente entre los cuatro primeros clasificados.

Las carreras handicap se celebran entre caballos de edades diferentes. Al caballo considerado superior se le asigna un peso mayor, y los caballos considerados inferiores reciben un handicap u obstáculo proporcionalmente inferior.

También se encuentran las carreras garantizadas, en las que los premios los fijan las autoridades según el número de participantes; y hay carreras con subasta, en las que los ganadores deben ser subastados inmediatamente después de terminar la carrera. El ganador, no obstante, puede ser comprado por su propietario y el resto de los caballos puede comprarse por el valor del precio anunciado más el valor del premio o fondo. Propietarios y entrenadores expertos pueden obtener por este procedimiento caballos a muy bajo precio de sus anteriores dueños, los cuales subestimaron el potencial de sus animales.


inicio                                                                                                                                               volver